sábado, 14 de junio de 2008

Un Viaje Rítmico con Rafelito Mirabal y Sistema Temperado

La segunda fecha de la IX Versión del Festival de Jazz de Casa de Teatro trajo desde Santiago, este pasado jueves 12, a una de las mejores agrupaciones de jazz que tenemos en el país y de las de mayor tiempo de fundada, Rafelito Mirabal y Sistema Temperado. Ellos llegaron por la Autopista Duarte, nos montaron en su vehículo musical y nos llevaron en un viaje por los ritmos de nuestra isla y más.

Cada una de las piezas del programa llevaba un ritmo folklórico de nuestra isla, ambos lados, y más. Pambiche, bachata, guloya, gaga y merengue típico de la nuestra. Compá de Haití, el reggae jamaiquino, la plena, la samba y jazz en 12/8 y 6/4. Fue toda una clase de apreciación musical la que Sistema Temperado ofreció a una sala repleta de estudiantes sedientos de tan enriquecedoras enseñanzas.

Sistema Temperado con Rafelito Mirabal en los teclados y dirección contó con un excelente grupo de músicos, ellos fueron: Daniel Álvarez (bajo), Miguel Montás (batería), Joel Guzman (percusión), Dionisio De Moya (guitarra) y el saxofonista Frandy Sax. Como invitados especiales llevaron a Otoniel Vargas (batería) y Edgar Molina (percusión).

El concierto arrancó con “El Cadete ‘e un Tiguere”, una de las más conocidas de las composiciones de Mirabal (todas las de la noche fueron originales de Rafelito), que con el jaleo tradicional del pambiche contó con muy buenos solos de Frandy en el saxo alto, Dionisio en la guitarra y Rafelito quien emulaba un acordeón con su Yamaha DX-7. Continúa con “Agujero Negro” interesante pieza estilo “fusion” que sube de tempo progresivamente y cambia de ritmos, aunque mayormente en un 12/8, y en la que Rafelito usa magistralmente el Yamaha con la derecha y el Roland con la izquierda. Las líneas del bajo de Daniel marcan consistencia durante toda la pieza, mientras Joel realiza unos solos que realzan la misma y le dan el misterio necesario como contraparte a Rafelito.

La tercera pieza de la noche es una bellísima melodía a ritmo de samba en formato de cuarteto con Daniel realizando un buen trabajo en el bajo, Miguel en la batería, Joel en percusión y Rafelito sonando como Dave Grusin en el piano. “Destello de Eternidad” se convierte en agradable sorpresa por como la entrega y alegría entre estos cuatro llegaba al último asiento en el teatro; llama la atención el interesante intercambio de solos entre Miguel y Rafelito. A esta le sigue una pieza cargada de toques latinos, ritmo de bachata dominando la composición “Oh! Pino”, suave melodía que invita a uno a pensar en estar detrás del volante de un convertible en las montañas de Jarabacoa disfrutando de las curvas, de la brisa, del sol entre los árboles…Dionisio realiza un prolongado solo en la guitarra acústica que deja a muchos sintiéndose orgullosos de su talento al enterarse que apenas tiene 20 años de edad.

El viaje por carretera en el convertible continúa hacia el oeste cuando hace su entrada Otoniel Vargas para ocupar la batería y marcar el ritmo de “compá” de la pieza “Canazul”, excelente composición que honra a nuestros vecinos en esta isla. Mirabal se bota realizando varios solos durante la misma, que al terminar recibió fuertes aplausos de parte de los asistentes. Para la próxima pieza, Rafelito saca del baúl de los recuerdos la composición de Tadeu Di Marco “Caribrasa” que fue llevada al Montreal Jazz Festival por Sistema Temperado hace un poco más de 20 años. Tras una larga introducción de teclados entran todos los instrumentos y se disfruta de una fusión de jazz, samba y pambiche… que riqueza la que estaban tocando. Tempo rápido; buena marca de batería y bajo; juego y re-juego entre piano y saxo soprano, casi como si estuviesen jugando al escondite entre ellos dos; y, un muy buen solo de Mirabal. Deliciosa, parece haber sido escrita ayer, debería de sonar en la radio, que pieza!!!

Rafelito enciendo un loop en su laptop, y con ritmo de reggae inicia “Aimisiu” (los que quieran tratar de adivinar…es como suena en español “I Miss You”). Otra bella melodía de la pluma de Mirabal que cuenta con muy buen trabajo en los teclados de su propia parte. Pero nuevamente es Dionisio, esta vez en la eléctrica, quien se lleva aplausos, silbidos y tremenda ovación; este muchacho tiene un tremendo futuro por delante. Acto seguido continúa con la composición “Asúmela Con Secuencia”, con un interesante juego de voces (Rafa y Joel) al unísono con Frandy en el soprano. No se puede dejar de mencionar el excelente trabajo de Frandy, tocando notas cristalinas de un soprano que parece soplar sin esfuerzo alguno, tenía al público siguiéndole mientras se movía de un lado al otro del escenario, como hipnotizados.

Vuelve a nuestros ritmos y las próximas dos piezas son de morirse!!! Un “guloya” y un “gaga”. Ambas piezas permiten a todos los músicos destacarse en sus instrumentos. “Guloyazz” cargada de ese ritmo que reina en los bateyes del este, puro melao, cuenta con unas descargas fuera de serie de parte de Edgar Molina y Otoniel Vargas…deja a todos esperando la posible entrada de dos Guloyas para bailarla. Termina esta y arranca “Gagayas” con Joel en el “tambú” marcando ese ritmo, que acompañado por Miguel, Otoniel y Edgar hacen sonar la sección de percusión como todo un gaga de 8-9 en vez de 4. Frandy deja el mejor de sus tantos solos para esta pieza, lo da todo, esta vez en tenor, un prolongado solo que cuando acaba abre la puerta a la gran descarga de los percusionistas. Por supuesto todo el público de pies, llevando los ritmos con las palmas de las manos.

La noche llega a su fin con la esperada “Periblues”, pieza que no se puede dejar fuera desde que Rafelito la compuso en el 1995, siendo el resultado de tener a Weather Report en un oído y a los vecinos tocando merengue típico en la rancheta de al lado en el otro. Por supuesto que el jaleo de Frandy en el alto, su peculiar estilo de tocar, de reinar el escenario, pues es jazzista y merenguero típico a la vez (a los que no lo apodan ‘el cachimbo de oro”), le dio un especial toque a la pieza. Y que decir del maestro Mirabal? La mejor manera de resumir como el tocó y dirigió esa noche: Lo disfrutó, lo gozó…y eso lo transmitió a la banda y ellos a los presentes.

Una mágica noche. Noche de entrega de unos pocos para unos muchos. Noche de gozo. Noche llena de ritmos, de fusiones, de folklore, de jazz!!!


Nota: Las fotos son cortesía de nuestro amigo Fer Figheras y pueden ver su trabajo profesional visitando su página http://www.ferfigheras.com.ar

5 comentarios:

Gabriel del Gottó dijo...

Si fue como el del miercoles... cosa que asi parece... creeme, poco lo describiste ... no hay palabras :)

Anónimo dijo...

Fernando, que lindo has descrito este concierto, se puede oir la musica con tus palabras, y estoy segura de que estuvo genial ya que siempre he admirado la musica de Rafaelito. Lamentablemente no pude asistir.
Ania Paz

Jazzy13 dijo...

Guy como ya lo has se�alado.. tremendamente interesante la ejeccucion de esta banda del Patio, las piezas de Rafelito, y el animo de sus musicos..DE OPERA!!..

Tasty one more once!!..

Anónimo dijo...

Hey manooo! Gracias por todas esas palabras tan cheveres! Cosas como estas hacen que uno quiera seguir en esto.. y Gracias en nombre del grupo tambien!

Un abrazo,
Dionisio.

Anónimo dijo...

Vaya Fernando. Nuevamente lo lográs. Excribes lo que escuchas y ves, lo plasmas en blanco y negro, pero sale en colores y a través de nuestros ojos "escuchamos" de nuevo a Rafelito y demás.

Que concierto!!! Hacia tiempo que ellos no tocaban así!!!

Espero vuelva a verlos pronto, Mirabal debe de hacer mas conciertos.

LC