sábado, 10 de febrero de 2007


Grupo de Jazz “Cultures of Rhythm”

Realmente pensé en no escribir nada sobre las presentaciones de este grupo que tocó un excelente Jazz en Santo Domingo, Puerto Plata, Santiago y San Pedro de Macorís los días 2-7 de este mes de febrero. No lo iba a hacer por pensar que iba a salir unos cuantos escritos sobre estos músicos en nuestra prensa, pero con la excepción de una “notita” aquí en Santo Domingo y los escritos de Luisa Rebeca Valentín en Santiago, he quedado desilusionado. No es que esperaba algo semejante al desborde de escritos después de la presentación del melenudo, pero casi pasaron estos por desapercibidos, y eso no es justo. No lo es porque este cuarteto se fajó y dio una excelente muestra de buena música interpretada por excelentes instrumentistas.

No se como estuvo la plaza de Santiago, pero si les puedo decir que en Cinemateca en Santo Domingo no cabía un alfiler; la UASD en Puerto Plata estuvo completamente llena y la plazoleta del Parque frente a la Catedral en San Pedro estuvo repleta de personas que por querer ir a escuchar de una buena oferta musical, o por ir por ir, se dieron de un excelente banquete.

El grupo de jazz “Cultures of Rhythm”, realizó esta gira por toda América Latina, con exitosas presentaciones en cada parada, siendo las de aquí las últimas. En los últimos años ellos habían realizado giras como “embajadores del jazz” en África, Asia, el Medio Oriente y Europa. Tanto aquí en Santo Domingo, como en Santiago ellos impartieron una Clases Maestras (Master Classes) para los músicos locales, además de ofrecer los conciertos, que eran totalmente gratuitos.

Este cuarteto (se nota) llevan años juntos, púes tocan muy, pero muy bien. Su mezcla: una fusión de blues, soul, algo de funk, con ritmos afro-antillanos y sin dejar fuera una fuerte influencia del estilo New Orleáns hizo de esta una muy agradable experiencia.

Los músicos son de primera, aunque es indiscutible el liderazgo del trompetista Kevin Louis. Este es un trompetista al estilo New Orleáns, fiel heredero de este estilo que desde Oliver y Armstrong sigue vivo hasta el día de hoy, quien cuando no está tocando está dándole apoyo a sus músicos, o “conectando” con la audiencia. Kevin hace mucho uso de la sordina, y el “sombrero” (destupidor de inodoros), con los cuales saca muchos sonidos que inyectan pasiones a las piezas que tocan.

Mucha de la música que tocan es de la autoría o son arregladas por el organista Adam Scone, quien “a la Joey DeFrancesco” mantiene viva las esperanzas de aquellos que tratan de emular al gran Jimmy Smith en el Hammond B3, y excelente que es. La percusión la lleva magistralmente Kevin Jones, cariñosamente “Bujo”, quien le agrega un elemento de afro-antillano a las mismas; y Aaron Thurston en la batería, quien no se destaca mucho pero es muy sólido marcando para este cuarteto que no utiliza a un bajista.

Cada uno tuvo la oportunidad de hacer breves “solos” en prácticamente todas las piezas, de esta manera integraban al público a mantenerse atentos y entusiastas. Conectaron muy bien con los que asistimos.

Fui con unos amigos a ver un concierto de Jazz, y he quedado con un buen sabor en el paladar, pues no conocía a este grupo. Al leer que tocaban una fusión con tantos elementos, realmente pensé que no me gustarían mucho; pero me sorprendieron con su oferta, me deje llevar por los ritmos y disfrute a lo grande, al igual que muchos de lo que en Cinemateca estaban. El carisma de esta agrupación se adueño de muchos, entre estos este servidor.

Ojala que los “gringos” sigan enviando a “embajadores” como estos a nuestro país para darnos “jazz por un tubo”, o que se animen los “Saymon Diazes” de nuestro país a seguir trayendo buenas ofertas como estas. Y, Luisa, gracias por escribir sobre estos.

3 comentarios:

Gior Peña dijo...

Gracias Fernando por escribir este artículo sobre estos "embajadores" de buena música. Lo lamentable de esto es que, en mi opinión personal, este grupo sólo sea presentado una vez en cada pueblo o ciudad, ya en mi caso particular, por compromisos asumidos previamente no pude estar presente en su presentación aquí en San Pedro. Es bueno que se programen para visitar los lugares más de una noche para que aquellos que en realidad valoran este tipo de música, puedan tener la oportunidad de disfrutarlos.

carmen dijo...

Bueno, secundo todo lo que ha dicho Gior, y sobre todo aqui en Santo Domingo, pues un solo dia no basta para todos los que nos quedamos con las ganas de escuchar algo bien hecho. De todas formas, toca esperar a que venga mas representacion digna del buen jazz para poder descurtirnos los oidos de todos los toyos musicales a los cuales nos exponemos dia a dia.

Emmanuel_Br² dijo...

En Santiago se dió muy bueno también; José Luis Almengot tocó la última pieza con ellos. Fué bastante bueno.

Saludos y gracias por el mensaje.



E. B.